Notas del día

Diputado perredista propone ley de amnistía para presos políticos

Wilfredo Fidel Vásquez López, en mi carácter de Diputado de este Honorable Congreso e integrante de la Fracción Parlamentaria emanada del Partido de la Revolución Democrática, con fundamento en lo prescrito por el articulo 50 fracción I de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, así como también por lo establecido por el articulo 67 fracción I de la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado, me permito poner a la consideración de este H. Pleno para su análisis y aprobación la iniciativa con proyecto de Decreto de Ley de Amnistía para el Estado de Oaxaca, para todos los que participaron en el movimiento Magisterial y Popular del año dos mil seis al tenor de la siguiente: 
                        EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:
 1.- L a amnistía es un vocablo de origen griego amnestia, o amnesia “olvido”; y es el acto por el cual el Poder Legislativo declara impunibles, con ocasión de utilidad social, todos cuántos, hasta cierto momento, razón o circunstancia, perpetraron determinadas conductas que se derivaron en presumibles delitos, en general políticos, sea haciendo cesar las diligencias persecutorias, sea haciendo nulas y de ningún efecto las condenas.
Esta institución se aplica en casos excepcionales de comisión de determinados delitos, es entonces que la amnistía extiende el velo del olvido sobre lo ocurrido o, al decir de otros comentaristas, borra la existencia del presumible delito y de sus consecuencias.
Jurídicamente la amnistía entraña la dimisión ex nunc, o desde este momento los efectos penales derivados de la comisión de un hecho punible, en el cual se dan todas las características que conforman al delito.
2.-En el año dos mil seis como tradicionalmente acostumbraban los trabajadores miembros de la sección 22 del magisterio oaxaqueño, acampaban como hoy lo hacen, a partir del quince de mayo entorno al Zócalo, o plaza de la Constitución de nuestra ciudad capital y como suele suceder, una parte de la sociedad se veía indiferente ante tal hecho, al paso de los años se incorporaron al mismo plantón todo tipo de vendedores ambulantes formando no solo un plantón sino una romería, una verbena, una especie de fiesta popular en la que el pueblo recuperaba su plaza, nuestro pueblo, los vallistos, los nitos que generalmente en sus genes tienen la memoria que en esas calles en antaño se mercaban mercancías traídas de todos los rincones de nuestro estado.
Esa imagen prehispánica que nos da identidad y desde luego forma parte de nuestra cultura y folklore, se asemejaba en las banquetas ganadas por los educadores como un movimiento desigual y combinado pero que en el fondo es un movimiento laboral genuino, basado en la Constitución General de la Republica y la Constitución Particular de nuestra entidad
Pero el catorce de junio de ese mismo año a las cuatro treinta de la mañana se inició un desalojo violento en contra de los educadores por parte de las fuerzas policiales del gobierno del estado, lo que desencadenó un enfrentamiento; toletes, balas y gas lacrimógeno de parte del Gobierno del Estado, contra, palos, piedras e ideales magisteriales, más la sed ancestral acumulada de justicia negada a nuestro noble pueblo.
El interés económico de unos cuantos, contra el derecho y las Garantías Constitucionales a protestar y pedir lo que el Contrato Social establece, el capital y sus lacayos contra los derechos elementales del hombre.
Ante lo injusto, la sociedad Oaxaqueña la de antaño, la que tiene sus raíces ancladas en generaciones atrás en su conjunto, abrió las puertas de sus casas y dio cobijo y alimentos a los golpeados.
Pocos días después, Oaxaca marchó tres veces, registrándose las marchas más multitudinarias que ciudadanos oaxaqueños hayan realizado en toda su historia, cientos de miles participaron esos días en las calles, familias de las ocho regiones del estado, tanto liberales como conservadoras marcharon unidas en protesta por la barbarie cometida, por vez primera se vieron con simpatía, los que nunca se hablaron por sus nombres y de tú, como viejos conocidos que eran, juntaron sus voces y sus puños para pedir la destitución de un gobernante.
La furia desmedida del gobierno en turno ante la incapacidad del dialogo, se tradujo en los hechos violentos que están signados en la historia reciente de nuestro estado, con veintiséis muertes registradas, más de mil averiguaciones previas consignadas y un poco más de quinientas ordenes de aprensión ejecutadas, por lo cual, el actual Gobernador de nuestro Estado está señalado como el responsable liso y llano de esos hechos.
El 24 de julio del año 2006 ciudadanos legítimamente solicitaron al Senado de la Republica la desaparición de Poderes del Estado por lo sucedido aquel día y las secuelas de todos conocidos, el 30 de octubre de 2006 el Honorable Congreso de la Unión aprobó un punto de acuerdo, en el que exhortaban al Titular del Ejecutivo Estatal a que pidiera licencia o a que renunciara, para evitar que continuaran los disturbios. 
El catorce de octubre de 2009, por resolución y dictaminación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Ulises Ernesto Ruiz Ortiz y otros, son responsables de violar las garantías individuales de los ciudadanos, se violaron de manera grave los derechos humanos de los oaxaqueños, el de acceso a la justicia, a la integridad personal, a la vida, a las garantías de libertad, a las libertades de tránsito, de trabajo, de pensamiento y expresión, el acceso a la educación, a la de propiedad, el derecho a la paz y acceso a la información, convirtiéndose el gobernante con ello, en el segundo Gobernador de un Estado de la unión en ser señalado como tal.
El primero fue Rubén Figueroa, quien en el año de 1996 fue dictaminado por la Suprema Corte de Justicia como responsable de la matanza de 17 campesinos ocurrida en el vado de Aguas Blancas, Guerrero.
Contrario a Ulises Ernesto Ruiz Ortiz, el ex gobernador guerrerense, sí renunció a la titularidad del ejecutivo de aquel estado.
Así las cosas, de los que intervinieron en protestas y marchas muchos fueron privados de su libertad por las distintas policías de los tres niveles de gobierno que intervinieron en las detenciones siendo absueltos por las autoridades jurisdiccionales que conocieron de esas causas, saliendo de las distintas cárceles de nuestro país y estado libres en absoluto, por falta de pruebas en su  contra.
Con la resolución de merito, la Justicia de la Unión determinó que las protestas del pueblo fueron legítimas y que su actuar estuvo legitimado y mal encausado por quien actualmente ostenta el Poder Ejecutivo en el Estado.
Resaltó la Corte, que una de las cuestiones de fondo en el problema de Oaxaca aparte de la miseria, no nada más fue el uso excesivo de la fuerza pública, sino el prolongado tiempo en que hubo violaciones a los derechos humanos, lo cual generó un estado de abandono gubernamental, donde la ley que imperó fue la del más fuerte, lo que derivó en amplísimos daños colaterales.
Distinguiendo lo ministros que los ciudadanos entre sí, solo cometen infracciones o delitos, por el contrario, el gobierno y solo él, es quien con su actuar e indolencia, conculcó los derechos humanos más elementales.
Seguidamente los ministros destacaron que el gobierno del estado, falló a todas luces en su responsabilidad de brindar seguridad pública a los ciudadanos; prácticamente no había estado y que imperaba la ley de la selva.
Ahora bien, en lo concerniente a la presente Ley de amnistía para Oaxaca, la misma está sustentada en seis artículos ordinarios y tres transitorios.
Pero andando el tiempo es necesario que se inicie un proceso de reconciliación ciudadana, de tranquilidad entre el Gobierno y los gobernados, para la conducción optima del Estado, por la paz y el  progreso de Oaxaca, es por ello, que en nombre y representación del Partido de la Revolución Democrática en esta LX Legislatura, propongo que este Honorable Congreso, en uso de sus facultades constitucionales, decrete la siguiente:
LEY DE AMNISTIA PARA EL ESTADO DE OAXACA
Artículo 1°.- Se decreta amnistía en favor de todos los ciudadanos y personas, nacionales o extranjeros en contra de quienes se haya ejercitado o pudiere ejercitarse acción penal ante los tribunales del fuero común en todas las jurisdicciones judiciales del estado de Oaxaca, México, por los delitos que existieran, configuraran o llegaran a configurarse con motivo de los hechos de violencia, cometidos por ellos o de los que se les acuse y que se hubieren cometido durante el movimiento magisterio popular, suscitado en año dos mil seis.  
Artículo 2º.- Todas las personas que se encuentren actualmente sustraídos a la acción de la justicia, dentro o fuera del país, por los delitos a que se refiere el artículo 1°.- que antecede, en todo momento se verán beneficiados con la presente Ley, pudiendo retornar y deambular por todo el territorio estatal sin mayor tramite que su deseo de transitar por él, como mejor les convenga a su quehacer cotidiano.
Articulo 3º.- La presente Ley de Amnistía hace prescribir todas las acciones penales respecto de los delitos que comprende la presente Ley, los procesados y detenidos si los hubiera, citaran a la autoridad que conozca del respectivo juicio la amnistía decretada, y aquella dictará auto de sobreseimiento.
Artículo 4°.- Para los efectos de la presente Ley, el Congreso nombrará una comisión que coordinará los actos de aplicación de Ley y producirá sus efectos a partir de que esta declare el cese de los actos de molestia y hostilidad en contra de los amnistiados.
Artículo 5°.- Todas las personas nacionales o extranjeras  apuntadas, enlistadas, señaladas por detectives, policías, Agentes del Ministerio Publico, o cualquier trabajador al servicio del estado que sirviera como informante que se vea beneficiado con esta ley, en lo futuro y para siempre no podrán ser interrogadas, investigadas, citadas a comparecer, detenidas, aprehendidas, procesadas o molestadas de manera alguna por los hechos que comprende esta amnistía.
Artículo 6°.- Los terceros que hubieran tenido perdidas materiales o se sientan agraviados, podrán en todo momento recurrir a la jurisdicción del derecho civil, para reclamar y hacer valer de manera directa y personal la acción que corresponda conforme a las reglas preestablecidas.
TRANSITORIOS:
 
PRIMERO: La Presente Ley de Amnistía es de carácter obligatorio para todas las Autoridades Judiciales del ramo penal, Agentes del Ministerio Publico y todas las Policías existentes en el estado de Oaxaca, y entrará en vigor el día de su publicación en el periódico oficial del Gobierno del Estado.
SEGUNDO: Esta Ley será difundida y publicada en forma integral en todos los medios de comunicación masiva existentes en el Estado, inclusive en los principales medios nacionales para conocimiento general de la ciudadanía.
TERCERO: La comisión de que habla el artículo 4° de la presente ley, deberá instalarse dentro de los diez días siguientes a la entrada en vigor de la misma.
Dada en el Salón de sesiones del Honorable Congreso del Estado de Oaxaca al primer día del mes de julio de dos mil diez.
 
__________________________________________
DIP. WILFREDO FIDEL VÁSQUEZ LÓPEZ

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario